Soy un Mix!

LIFESTYLE BLOG

La columna de la china (III)


Buenas buenas!
Feliz miércoles muchachas! Vamos que ya estamos a mitad de la semanaaaa!!!!!
Yo estoy sola con los 3 chicos y Pampa desde el lunes, marido de viaje (En Islandia!) hasta el viernes... todavía me quedan dos días mas. Vamos que puedo! jajaja
La semana que viene viene una amiga de visita desde Londres y la que le sigue, vienen mis tres  amigas de Edimburgo. Así que estoy con esa zanahoria por delante. Cuando estás lejos, cada visita es un mimo, una felicidad que no les explico!

Hoy estamos acá para leer el tercer cuento de la China.
Para las colgadas de una palmera o para las que recién llegan al blog (Bienvenidas!), haciendo click acá pueden ver los cuentos anteriores y la presentación de la China. Es realmente genial!
Que largas se hacen las dos semanas que hay de espera entre cuento y cuento no??? jaja El de hoy es de mis referidos. Espero que a ustedes también les encante!
:)

Acá vamos.




III. Nicolás

Ni vos sos para tanto, ni yo para tan poco



“Donde no puedas amar, no te demores.” Frida Kahlo


(Basado en hechos reales)

    Nicolás cuidaba mucho de nuestro dinero. Sí, es una forma dulce de decir que era un avaro. Para la época en la que vivíamos juntos, ambos trabajábamos en el mismo lugar –grave error-. Para mí, era un trabajo aburridísimo y para él, el laburo de sus sueños. Yo no me quejaba nunca y él, siempre. Detestaba eso, entre las otras tantas cosas que odiaba y que en aquel momento –todavía- no me daba cuenta. Nicolás se quejaba del subte, del clima, de nuestro jefe, de la comida del centro porteño que siempre es una porquería, de la humedad que hace que la ropa demore en secarse, de la deuda externa y del precio del combo si lo agrandás. Se quejaba de las camisas que no tienen el cuello bien planchado y de las velas aromáticas que no largan tanto olor. Ordenaba la ropa por colores y los frascos de la heladera tenían una ubicación estratégica para optimizar el tiempo. Dejaba las pantuflas a 45º al lado de la cama para no perder dos segundos por la mañana acomodándolas. Y ojito con mover sus cosas: se venía la Tercera Guerra Mundial.  
Al compartir techo y trabajo, la lógica indicaba que viajáramos también juntos hacia la oficina. Pero no. Había que salir a las ocho y cinco de la mañana, y si para las ocho y ocho yo no estaba lista, se iba sin mí, tirando a la basura cualquier posibilidad de verso de señornomesonoeldespertador.
    La cuestión es que entre las hermosas cualidades que tenía Nicolás, la que más me hinchaba las pelotas era esa, la de la guita; que además implicaba otras cuestiones y era como una mamushka de decepciones. El tipo hacía un master de Derecho Civil pero nunca había presupuesto para ninguna de las cosas que yo quería hacer. Siempre, lo mío, lo dejábamos para el año siguiente; un año siguiente que jamás llegaba. Cuando teníamos que priorizar algún plan, el de él siempre tenía más sentido -desde su punto de vista- porque luego iba a darnos de comer. Ese era el discurso. -No podés compararme un posgrado que me va a posicionar mejor y se va a ver reflejado en mi sueldo que tu cursito que no sirve para nada-, decía. Pero claro, que yo siempre hubiese querido ser otra cosa que lo que estaba siendo y estuviera trabajando de lo que no me gustaba solamente para subsistir, no importaba. No era prioridad.
    Entre los muchos gastos de Nicolás estaba la salida de los viernes con sus amigos y el partido de fútbol de los sábados. Para ambas cosas había que gastar. Yo no salía mucho, un poco porque me gustaba quedarme sola sin que me rompiera las pelotas porque terminé de cenar 18 minutos atrás y todavía no lavé los platos y otro poco para no gastar. La verdad es que cuando él salía de casa empezaba el momento en el que yo disfrutaba. Quedarme sola era una buena inversión.
    Mientras un viernes cualquiera Nicolás se preparaba para su salida de siempre, se me ocurrió decir que iba a pedirme un combo de sushi. Una porción de philadelphia roll y media de niguiri de salmón. Trece piezas. Cincuenta y cuatro pesos de aquella época. La cara se le transformó. Me dijo que con 54 pesos podía pedirme un bife de lomo con guarnición y que iba a comer mucho mejor que con lo poco que llenan esos “pescaditos de mierda que comés vos”. O una suprema a la maryland, que ni sé qué carajo es. Yo, chipeada para no gastar, me sentí mal por esa pequeña fortuna que desaparecería. Le dije que tenía razón, aunque no me gustara la carne ni la milanesa con nombre de vedette. Le dije que tenía razón porque pensaba que tenía razón. Aunque él se estuviera yendo, con la billetera lista para ser abierta, y yo estuviera quedándome en casa. -Me voy a hacer unos fideos, dejá-, me escuchó decir. Se quedó entre tranquilo, satisfecho y feliz y siguió poniéndose perfume importado.
    Media hora después Nicolás salía de casa y yo me levantaba del sillón para poner el agua para los fideos. Mientras esperaba el momento exacto para meterlos en la olla, la que empezaba a tomar temperatura era yo. Me empecé a enojar mucho; primero con él pero enseguida entendí que era conmigo la cosa. Que era yo la que estaba permitiendo esa vida infeliz en la que yo nunca iba a ser tenida en cuenta. Sin apagar la hornalla, llamé al delivery y pedí mis trece piezas. Corté el teléfono y sonreí. Lo volví a agarrar -segundos después- para pedir helado. Colgué nuevamente y empecé a sentirme muy liviana. Tiré cuatro fideos en la olla y esperé a que se hicieran. Cuando estuvieron listos, saqué el agua y ahí los dejé; un pequeño cementerio de Don Vicente que era toda una declaración de nuestro intento de vida juntos. Un naufragio de tallarines. Pero mirá cómo te cago, Nicolás.
    Llegó el sushi y disfruté granito de arroz por granito de arroz. Al helado le agregué dulce de leche que había en la heladera –si todo iba a estallar esa noche, que el fin del mundo me encontrara con la panza llena-. Cuando terminé de cenar, metí todo lo que me incriminara en la misma bolsa en la que había llegado, salí del departamento, bajé por la escalera y lo tiré en el cesto de basura del quinto piso. El crimen perfecto.
A las cinco de la mañana yo todavía miraba tele sentada en el sillón. Estaban dando “Los Puentes de Madison” por I-Sat y no pude resistirme a verla por vez número treinta así que me quedé, desvelada, hasta que terminó la peli. Mi cabeza no paraba de trabajar. Yo quería salir de ahí, de esa vida llena de detalles vacíos, tal como decía Francesca en la película. Sentía que debía alejarme de todo lo que me estaba alejando de mí misma. Maldita Meryl Streep y su mano en la manija de la puerta del auto. Pero no es sencillo; a veces no hay nada más difícil que tomar la decisión de ser feliz.
Cuando estaba por levantarme del sillón, llegó Nicolás. Me miró, me dio un beso con olor a fernet, empezó a blablablear sobre su salida y fue a la cocina a servirse un vaso con agua. Vio la escena del crimen, giró y, mientras se metía un pedazo de pan duro en la boca, soltó un “che, te hiciste los fideos y no lavaste la olla; medio que dejaste un quilombo.”.
Me paré, le sonreí y fui a lavar. Pero dentro mío, aunque no lo dije en voz alta, la respuesta sonó clara y fuerte…
Sí, Nicolás. Medio que estoy a punto de dejar este quilombo. Para siempre.


China.
instagram.com/chinaenfrancia/




82 comentarios

  1. Arrrghhhh!!! La gente como Nicolás es la que más placer da dejar y recordar con ira! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que con el tiempo terminan convirtiéndose en una historia que ni vale la pena recordar... salvo para estos casos! ;)

      Eliminar
    2. Cada dia mejor chinitaaaa!!! desde el titulo (del q me senti identificada jaj) me imagine lo q se veniaaaaaaa!!! mamaderaaa ... nunca olvidare ese comentario " y dejaba las pantuflas a 45ª ...." .me encanto !! y como siempre me rei muchooooooooooooooo.

      Eliminar
    3. Jajaja... es anónimo pero si te causa gracia lo de las pantuflas, conozco tu identidad. Gracias, besos y te quiero!

      Eliminar
  2. China!!! me encantan tus historias!!! Adoré esta parte: "Sentía que debía alejarme de todo lo que me estaba alejando de mí misma. Maldita Meryl Streep y su mano en la manija de la puerta del auto. Pero no es sencillo; a veces no hay nada más difícil que tomar la decisión de ser feliz"
    No se puede ver los Puentes de MAdison sin que venga luego un repensamiento de la propia vida, no?
    Muy buena tu columna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí no se puede! Todos tenemos un lugar del que deberíamos bajarnos y no lo hacemos. Una pareja, un trabajo, una amistad que no lo es tanto... a veces gobierna el miedo! Gracias por leer!

      Eliminar
  3. Jajaja espectacular!! Muy bien por vos China! Escribi más seguido!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Josefa!

      Eliminar
  4. Te juro que ODIO a Nicolás!!! China cómo no te fuiste a la mier....... esa misma noche y te llevabas hasta los fideos. Hubiera sido encantador verle la cara de pelotudo a ese Nicolás cdo entrara y la casa se encontrara vacía. jajajajajjaj. Muy buena la columna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaaja, supongo que a la distancia es más fácil contarlo y ver que la salida era la obvia. Pero hay que estar eh... hay que estar! Por suerte, el tiempo y las decisiones ponen a cada uno donde debe estar! Gracias por leer!

      Eliminar
  5. Muy buena la columna y el blog!!q sensacion hermosa la de saber que estar por elegirte y ser feliz!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, exacto! Lindo y miedo y susto. Jajaja!

      Eliminar
  6. Muy bueno China! Yo que vos a esa altura de la madrugada le hubiese tirado los fideos en la cara por ratón! Total seguro que ya estaban fríos y ahí portaso de por medio me voy! Me gusta como escribis, no hagas cada 15 días... Hacelo todas las semanas daleee!!!
    Besos
    Ber

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Muchas gracias Ber!

      Eliminar
  7. María del Carmen Raggi29/3/17 11:19

    Qué bueno China que pudiste elegirte y no seguir demorada con Nicolás....a nada bueno te conducía perderte allí!!! Algunas decisiones son difíciles pero cuanta ganancia conllevan ! Y aplausos para Meril que nos hace replantear tantas cosas cada vez que volvemos a mirar "Los puentes..." China tu escritura me transporta siempre a repensarme en los vínculos....maravilloso lo tuyo��...besos y cariños ����

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tan divina... Gracias María del Carmen por tu comentario. Un beso grande!

      Eliminar
  8. "senti que debia alejarme de todo lo que estaba alejandome de mi misma..." Grosa!!! aplaudo, admiro y respeto tu valentia... para ser feliz! y como podes volcar todo eso vivido en la escritura !!! vamos x mas....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Por esto y por haber estado en ese momento ;)

      Eliminar
  9. ahora necesito saber el momento exacto cuando dejaste a Nicolas !!! leiste el Blog, Todas mis ex ??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el peor momento, claro! Es cuando deben hacerse estas cosas, jajaja! Sin trabajo, sin casa, sin pareja. Todo mal! Pero por elección!
      No lo leí, gracias por nombrarlo, no sabía de su existencia así que voy a investigar!

      Eliminar
  10. Sos una genia!! siiii me paso...mirar al pelotudo y pensar...chauuuuuuuuu que te rocontra y que te garue finitooooo. jajajjaja.... sos nuestra voz contando cosas parecidas a algo que nos paso!! gracias gracias!!! Silvana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos, Silvana!

      Eliminar
  11. Ani Padin29/3/17 12:23

    Ay nena...confieso que leía y quería matar a Nicolás!!. Es probable que su forma de ser no lo haya llevado muy lejos. Nunca pensó en vos ni en lo que te hacía feliz.

    Lo mejor que pudiste hacer es lo que Francesca no pudo. Creo que la frase de Frida Kahlo resume todo. Besos enormes y espero con ansias las columnas!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llegó lejos y hoy es muy feliz, cosa que me alegra mucho! A veces el otro no es malo sino que es la percepción que uno tiene del otro, sumado a que no todos somos tal para cual.
      Gracias Ani! Besote!

      Eliminar
  12. stella maris sotomayor29/3/17 12:28

    Meryl, grandiosa ella y grandiosa la película, la parte de su mano en la manija en la puerta es "la imagen" acerca de tomar decisiones... a veces te quedas como ella, otras das el portazo... me alegro que tu decisión haya sido la mejor para vos, super entretenido tu relato!!! se dan cuenta mujeres, como Meryl nos acerca??? wow!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí también, esa es LA imagen!
      A animarse, que la vida termina en quinceminutos!

      Eliminar
    2. Por favor!!!! Cuánto aguantaste a ese pelotudo??? Qué suerte qué pudiste salir de ahí!!!! Más vale tarde que nunca. Pero esas experiencias enseñan...Y cómo!!!

      Eliminar
  13. Por favor!! quiero la continuación de esta historia!! que pasó?como fue q le dijiste chau?? TODO!! No puedo dejar de decirte lo mucho que me gustan tus historias!! Gracias por compartirlas con todas nosotras!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Romix! Lo dije cuando pude, como pude y entre muchas lágrimas. Pero el tiempo mostró que fue lo mejor para todos y hoy ambos somos muy felices!

      Eliminar
  14. Por favor, a quien no le pasó! Mirar un segundo al tarado que elegimos en ese momento y decir: Basta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un momento de la vida para bajarse de cada barco! Solamente hay que animarse!

      Eliminar
  15. Bravo!!!!
    Hay q empezar x querer ser feliz....

    ResponderEliminar
  16. Respuestas
    1. Gracias!!!

      Eliminar
    2. Lo de la suprema con nombre de vedette es genial.... ¿cuanto tiempo una mujer puede soportar un hombre tan egoista como Nicolas?. Hermoso y acido relato.

      Eliminar
  17. Excelente como siempre!!!! Espero ansiosa el próximo en 15 días!!

    ResponderEliminar
  18. Buenísima la historia, te felicito! y ahora me doy cuenta que fui una de las que abrió la puerta de la camioneta. Que placer!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te felicito entonces a vos! Gracias por leerme!

      Eliminar
  19. Tirar cuatro fideos en la olla. Eso es lo que tenemos que hacer siempre, decir a todo que sí y hacer lo que realmente queremos y sentimos. Porque si no, pasa el tiempo y nos convertimos en intrusos de nuestra propia vida, perdemos el protagonismo, nos serruchamos el piso a nosotros mismos.
    Como dice la frase "Viniste a esta vida a ser feliz, no te distraigas". Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que está bien tirar cuatro fideos por un rato, mientras pensamos la forma de salir a cenar todas las piezas de sushi que queramos, jajaja!
      Un beso y gracias!

      Eliminar
  20. Muuuuuuuy buena!!! Te felicito! Y más me gusta que hayas sacado esa mochila!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias gracias miles!

      Eliminar
  21. Excelente el relato!!! Nicolás a la hoguera!!! Bien x haber tenido los ovarios.... primero, para pedirte el sushi y... segundo para meterle la patada en el totó q se merecía!!! BON voyage!!! GROSA LA CHINA!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajaa, gracias!!!

      Eliminar
  22. Mal pero acostumbrao! Te fuiste como corresponde, tal yo le hubiera desparrado en la cama los restos de arroz, salsa de soja y helado derretido...ese tipo miserable con la guita a va ser toda la vida, así nade en euros! Siendo tan diferentes los dos, y chocando todo el tiempo....intuyo que en sexo...cantarían el Alelluya en arameo! Escribis muy bien....una bocanada de aire fresco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajajaja!!!! Me hiciste reír mucho! Muchas gracias por tu comentario. Un beso!

      Eliminar
  23. ayyy China querida!!! tus historias llegan, si señora... todas tenemos un poco de la Meryl Streep de los Puentes de Madison, y aunque a veces cueste tomar las desiciones, hay que animarse a ser feliz...y que los Nicolas sean historia, una experiencia para no volver a cometer los mismos errores. Ansiosa espero el proximo, saluditos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Claudia!

      Eliminar
  24. Desde mi experiencia con "nicolases" se lo placentero que habra sido ese portazo final! Genia china!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doloroso en ese momento... pero sí. Un poco de todo!
      Muchas gracias!

      Eliminar
  25. María Florencia Nicrosini29/3/17 18:50

    Qué bueno que dejaste a ese infeliz! !!! Bien por vos!

    ResponderEliminar
  26. Genia China !!!! Se zarpan tus cuentos !!!! No había leído nada aún, Me encantaaaron!!!!!👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carolina! Me alegra mucho que te gusten!

      Eliminar
  27. Muy bueno!
    Lo mejor y más importante es que te avivaste y tomaste la decisión; fijate cuantas hay que se bancan situaciones parecidas toooooda la vida, que o por no darse cuenta o no saber como hacerlo siguen igual...
    Y sí, es difícil el momento, pero y la liberación que sentís luego? placer total.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo recuerdo lo mucho que me sorprendía cuando muchas amigas me decían "Guau, te animaste! Te envidio!". Hay tanta gente que se queda donde no está siendo feliz... Es una pena!

      Eliminar
  28. Mas alla de que me gusto la historia, vengo a remarcar tu talento para escribir! Usaste un monton de recursos que hicieron del texto una delicia! Me faltó al final un poco mas de rebelión, pero bueno, fue el comienzo del proceso.... ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias!!! Fui fiel a esa sensación Wonderwomanezca de esa noche. La historia es un poco más larga, pero creeme que "la chica" sacó la lanza y metío rebelión! ;)

      Eliminar
  29. Excelente relato de hoy China!Amo tus historias,.Quiero que ya llegué la próxima!!
    Todas tenemos algo de cada uno de tus relatos. Describís tal cual muchas de nuestras emociones y vivencias.
    Q bueno q pudiste dar un paso al costado. Muchas empiezan así y por negacion o no querer aceptar que son infelices, siguen eternamente enrolladas en historias similares. Ni hablar cuando hay nenes de por medio porq ellos sufren aún más...
    Te felicito por tu relato y por decisión de buscar tu felicidad!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias totales! Estoy muy de acuerdo! Igual entiendo que decirlo es fácil y a veces salir es difícil. Pero después todo se ve tan claro...
      La vida es una y es ahora. No deberíamos perder tiempo en los brazos equivocados.
      Muchas gracias!

      Eliminar
  30. Nada me angustio mas en la vida que Meryl Streep no se bajara de la camioneta. Al menos vos pudiste hacerlo. Que bueno China.... siempre es mejor valorar lo que uno desea que conformarnos en esta vida.
    Besos
    María Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy tan de acuerdo! Pero incluso sin haberse bajado nos mostró cuál es la decisión correcta. La vida es tan cortita! Besos!

      Eliminar
  31. Que bueno que te diste cuenta! esa clade de personas para lo que vienen bien es para reafirmar que bien que uno vive el mundo siendo feliz con los detalles de la vida , viviendola! 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual! Gracias por leerme!

      Eliminar
  32. Siempre me acuerdo de las pantuflas a 45 grados, cada vez que en el medio de La noche me levanto y no las encuentro. O están repartidas por toda La casa. Jajajjaa. Te adoro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gente AMA la parte de las pantuflas, jajaja! Si las habré pateado "sin querer"!

      Eliminar
  33. Que placer leerte chinita, el manejo de los registros y la transmisión de sensaciones es un don. Bravo!!

    ResponderEliminar
  34. "Milanesa con nombre de Vedette". ¡Morí de risa!
    Algún día te invitare​ a comer sushi "mexicano" (que para fusiones somos bastante buenos) y guardaré los fideos en la alacena.
    El clamor es unanime, querida amiga: no dejes de compartir tus vivencias. ¡Lo describes tremendamente bien!
    ¡Abrazo trasatlántico!
    Q

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te quiero hasta el cielo! Tenemos un sushi pendiente! ;)

      Eliminar
  35. Ay por favor qué ganas de matarlo!!! espero que no hayas tardado mucho en irte de ahí. Me encantan tus historias...beso grande!
    Y me quedo con una frase que me identificó mucho: "a veces no hay nada más difícil que tomar la decisión de ser feliz" gran verdad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo numca es demasiado, pienso. Hay que irse en el momento exacto en el que estás segura de que no volvés más! Muchas gracias por leerme!

      Eliminar
  36. Chinaaaaa! por favor sacá un libro que yo lo compro!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaa, MUCHAS gracias!!!

      Eliminar
  37. otro comentario....cuando se te acaben las historias verídicas....arrancá con la ficción!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo para un rato todavía con las verídicas! Jajajaa! Gracias!

      Eliminar
  38. jajaja sos muy genia! Chapó ;)

    ResponderEliminar
  39. saca un libro ya china!!! quiero todos los capitulos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaa, mil gracias!!!

      Eliminar

© Soy un Mix! Maira Gall