Tengo una nueva misión en la vida.

Hoy no iba a postear, pero acabo de cambiar de opinión porque les quiero contar algo.
Resulta que hoy es un día increíble, sol, ni una nube, calor y olor a verano. Con Isi nos fuimos a dar una vuelta, y en media hora, dos personas desconocidas me halagaron algo. Una el vestido y otra el hijo. ja 
Y me quedé pensando que esto es algo MUY típico de este país. La gente es super amorosa y generosa en sus palabras, siempre. Es MUY normal que alguien te sonría si te cruza por la calle, es MUY normal que la cajera del super te desee que pases un lindo día, o que te pidan disculpas por haberte hecho esperar para pagar. A mi es algo que me encanta de este país. 
Hace un tiempo me acuerdo que me había propuesto hacer lo mismo que me estoy proponiendo hoy (ya les voy a contar que es!) y con el paso del tiempo, se me olvidó.
Hoy retomé este hábito. A partir de hoy voy a tratar de hacer feliz a una persona aunque sea por milésimas de segundo. A partir de hoy, voy a halagar a alguien, o le voy a sonreír, o le voy a desear a la cajera del supermercado que termine bien su día, o lo que se me ocurra. Una vez por día... si me pongo a pensar no es nada de nada, no me cuesta más que unos segundos de mi día y quizás, solo quizás, le hago una mínima diferencia a un desconocido como estas dos personas me lo hicieron hoy a mí.
Mi primera víctima fue una nena en la puerta de casa. Se ve que venía a un casamiento porque estaba divinamente vestida, así que le dije que estaba muy linda y le deseé que se divierta hoy. ja 

Que les parece mi idea?
Alguien se copa y me acompaña en esta movida buena onda?
Estoy muy loca?




Un lunes con perfume a Eucalipto.

Buenos y frescos? días!
La fiaca que da arrancar la semana no tiene nombreee! Lo bueno para mi es que los lunes me toca presentar gente copada, que hace cosas extremadamente lindas, que inspira y alegra la vida.
Hoy Eucalipto no es la excepción. El tan divino viene y me sirve una taza enorme de café con leche, me pone música bien pum para arriba y hace que mis pilas estén cargadas a más no poder!
Debo confesar que los amigurumis son un gran pendiente en mi vida, traté pero no logré hacerlos, así que va toda mi admiración para este par de manos que hace los divinores que van a ver a continuación y que vienen acompañados de una linda, lindísima historia.
Me llamo Natalia. Tengo 36 años y desde hace diez me desempeño como profesional en el rubro medico. Pero mi historia con el arte se remonta a mucho tiempo atrás.
Mi infancia convivió con la magia del cuarto oscuro en donde mi papa revelaba sus fotografías para retocarlas después con tintas y pinceles finiiisimos; con las manos de mi mama creando delicias en la cocina y los relatos de mi abuela sobre sus épocas de pintora. Con ella aprendí a escribir cuentos y es a quien le debo mi amor por las palabras. De adolescente entrar a una artística era caer de lleno en el Paraíso y mi bien mas preciado fue por años un baúl repleto de pinturas, pinceles y lapices. Si. El arte y sus infinitas posibilidades siempre fueron parte de mi esencia.

 Terminada mi carrera universitaria me vine a Buenos Aires (ya dije que soy de Tandil??) y comencé a trabajar. Y si bien mi profesión es algo que siempre disfrute, empecé a sentir que algo me faltaba. Y ese algo no era ni mas ni menos que la necesidad de darle cauce a mi creatividad, hecha a un costado por problemas de agenda.
Así que de a poquito empecé. Estudie fotografía, tome cursos de encuadernación, bordado, origami, sellos... Había vuelto a mi primer amor.

Con el crochet me tope de casualidad cuando años atrás una compañera de trabajo me mostró lo que tejía, animándome a que lo intentara.
Me presto una aguja y un ovillo de lana roja y esa misma tarde empecé tímidamente a probar. Descubrí que había mil tutoriales y aprendí mucho sola. Luego perfeccioné lo aprendido en diversos talleres...Y ya no paré mas!! 
Así fue como casi casi por accidente, descubrí el mundo de las lanas y ganchillos. Hice cosas para mi casa y otras tantas regalé... Hasta que llegó el día en que también ¨de casualidad¨ esa labor fue creciendo hasta convertirse en el emprendimiento que es hoy y que decidí llamar Eucalipto porque me gusta su fonética, la frescura que evoca la palabra y lo mas importante: me remite a los años en que su perfume inundaba el caserón de mi abuela en Tandil.
Esa es mi historia y la de mi proyecto.
Así que si buscas una forma original y de autor para mimar a los peques de la familia o querés sumarle color a tu casa con pequeños detalles tejidos, este es tu lugar! 
Te invito a que lo descubras y disfrutes del encanto de lo hecho a mano. Porque eso es Eucalipto. Objetos únicos con calidez de artesano, que te van a enamorar.
Ahhhh! Me derretí con esta historia y con todo el amor que se desprende de ella. Casi que puedo oler el perfume a Eucalipto en Tandil!
Ya lo dije, pero lo repito. AMO fuerte conocer las historias detrás de cada emprendimiento, la elección del nombre, el camino recorrido...
Me despido con una necesidad bastante importante de agarrar el ganchillo y las lanas, aunque por acá se venga el verano. Gracias por inspirarme con tus bellezas Nati! 
Si quieren mimar a algún ser querido o si se quieren hacer un autoregalo para sus casas, ya saben a donde buscar! 
Se garantizan productos hechos con pasión, dedicación y sobre todo, con mucho amor.

Eucalipto
Envíos a todo el país.
Ventas mayoristas.

Muuuuy bienvenido Eucalipto a Soy Un Mix!!!!!
Alegría enorme de tenerte por acá.
:)





Buen fin de semana!

Estas patitas les desean un muy buen fin de semana!!!
Que puedan hacer mucha fiaquita, que puedan disfrutar de la familia y amigos, que puedan comer rico, que puedan descansar, leer y besuquear niños.
Hasta el lunes!
© Soy un Mix! Design:Maira Gall.